Se encuentra usted aquí

Querer ser padres es un deseo que está en el imaginario de la mayor parte de las parejas, pero no siempre es tarea fácil conseguirlo.
Entrevistamos a Eva María Bernal, madre de tres hijos por reproducción asistida

Desde aquí hemos querido crear una serie de tres artículos para acompañaros por este recorrido en los que contamos con la ayuda de Eva María Bernal, madre de tres hijos por reproducción asistida y asesora en reproducción asistida, para que nos dé algunas recomendaciones a la hora de gestionar este caminito lleno de piedras, que para algunos y algunas será más difícil que para otros. 

Para empezar a considerar problemas de Infertilidad, se recomienda intentarlo de forma natural hasta 1 año para mujeres menores de 35 años. Para mayores de 35 años, serían 6 meses.

Hemos querido empezar con ese primer punto de inflexión en el que las parejas llevan un tiempo intentando quedarse embarazados y no lo consiguen. Aquí se pueden tomar varias decisiones, pero lo primero que nos confirma Eva María es que es muy importante tener en cuenta que para empezar a considerar problemas de infertilidad hay que esperar un máximo de un año en mujeres menores de 35 años y un máximo de seis meses en caso de mayores de 35. 

Lo habitual es que ya se vaya comentando con el ginecólogo, que no lo estáis consiguiendo. “Aquí, lo más común es que los ginecólogos recomienden seguir intentándolo de forma natural, pero con toda la información con la que contamos hoy en día, esto es algo que se puede poner en cuarentena. Dependiendo de cuál sea el problema, eso puede suponer más adelante tratamientos más agresivos o tener que acudir a donación de óvulos”, cuenta Eva María Bernal. “Mi consejo sería el de seguir el protocolo de los ginecólogos de Reproducción Asistida. Nuestros ginecólogos habituales son especialistas en el Aparato reproductor pero no en reproducción asistida”, continúa.

No a todo el mundo le parece óptimo empezar por Reproducción Asistida, puede que por miedo a que manipulen demasiado material biológico o meramente por una cuestión económica. Es por ello que Eva aclara que son muchos los que antes de optar por la vía de RA se decantan por terapias naturales. De todos ellos, algunos lo conseguirán y otros no, encontrándonos de nuevo con el umbral de la Reproducción Asistida; en algunos casos esto ha supuesto retrasar el punto de partida de los tratamientos y por consiguiente la necesidad de tratamientos más agresivos. La medicina natural se puede utilizar, pero cuando existen problemas de infertilidad serios, hace falta profundizar más. “Lo primero y más importante es aceptar que se necesita Reproducción Asistida, que sientan que han sido ellos los que han elegido esa vía”, comenta Eva. 

Por otra parte, Eva también nos cuenta que “hay otros que se dirigen directamente a la adopción, pero puesto que es tan complicado el proceso, muchos acaban yendo finalmente a Reproducción Asistida, sobre todo en el caso de mujeres sin pareja”.

“Se trata de ir renovando y afianzando el objetivo de ser padres durante todo el proceso”

Está bien tener límites mentales en Reproducción Asistida, pero también hay que estar preparados para saltárselos. En algunos casos, se puede llegar a tardar mucho tiempo. Eva nos sigue contando cuál cree que es la clave para llegar a conseguir el objetivo de ser padres: “tras 3 FIV (que puede ser el tope que os planteasteis inicialmente), si no lo conseguís, puede que ahí se acabe o, en cambio, puede que os animéis a dar un paso más. Se trata de ir renovando y afianzando el objetivo de ser padres durante todo el proceso”.

Tres actitudes erróneas frecuentes de las parejas que quieren ser padres e inicialmente no lo consiguen

1. ¿Por qué nos está pasando esto a nosotros?

“Nosotros nos cuidamos, nos sentimos jóvenes y en nuestra familia todos tienen hijos a diestro y siniestro” o “Todas mis amigas tienen 43 años y tienen niños, ¿Por qué nosotros tenemos que pasar por esto?”, son frases bastante frecuentes.  Bernal lo tiene muy claro, son pensamientos que hay que erradicar. Esto lleva a la persona a terminar creyendo que “si no tengo hijos, será por algo”, como si fuera una cuestión de destino o de karma. No deja de ser un sufrimiento que no conduce a nada. En la vida pasan cosas a todo el mundo constantemente y nos va tocando a unos y a otros indistintamente.

2. El problema está en la mujer, la solución está en la mujer.

“Las mujeres en general, seguimos sintiendo que todo pasa por nosotras. Es nuestra culpa no poder tener hijos. Como si fuera algo que podamos elegir y no lo estemos haciendo bien y por tanto no conseguimos. Todas estamos poniendo de nuestra parte pero puede que el Semen no sea el mejor, pero es el que hay en la pareja. Es verdad que lo que más importancia tiene es el óvulo pero el espermatozoide es bastante importante. Luego también están los embriones: se pueden implantar o no. Puedes tener un Endometrio perfecto pero si salen embriones que no se quedan, no tienes nada que hacer. Tenemos que quitarnos la culpa las mujeres”, cuenta Eva al respecto.

3. La incertidumbre de no conseguirlo contra la garantía de Embarazo por estar acudiendo a clínicas y tratamientos.

Charlamos con Eva sobre este tema y nos explicó que “existe un intenso debate entre ‘No lo vamos a conseguir nunca’ y ‘Como ya he ido a una clínica y a un médico, lo vamos a conseguir’.  Es, a fin de cuentas, alternar constantemente estos dos pensamientos, la incertidumbre de no conseguirlo y el hecho de pensar que la intervención de los médicos garantiza el embarazo”. 

Ya para finalizar, algo que Eva María quiso compartir con nosotros: “un embriólogo me dijo hace tiempo que ‘esto es biología, no son matemáticas’”.

Texto: Daniel Vázquez

Imagen: Daniel M Viero