Se encuentra usted aquí

Es tan importante el apoyo en este camino de la Infertilidad

Muchas mujeres llegan un buen día a la consulta de su ginecólogo y reciben la peor de las noticias: no pueden tener hijos. En el caso de todas aquellas que deseaban ser madres, esto supone un verdadero varapalo a su estado anímico. De hecho, es bastante normal que la incertidumbre de qué va a pasar en su relación con su pareja, el miedo aparejado a ello, la tristeza y una enorme sensación de injusticia por no poder tener hijos se apodere de ellas, así como la desesperanza y la ansiedad.

Está claro que la Infertilidad es un problema que hace sufrir a muchísimas mujeres. Sin embargo, no es el fin del mundo. Y es que, hoy en día, existen infinidad de tratamientos de Fertilidad que ofrecen unos resultados excelentes y grandes probabilidades de poder concebir hijos. En cualquier caso, aunque esta opción tampoco sea viable por cualquier cuestión física, el apoyo psicológico y emocional para superar tan duro trance se antoja imprescindible.

Es bastante frecuente que, como parte del proceso de culpabilización y frustración que supone ver truncado el deseo de tener descendencia por parte de la mujer, la buena salud de la relación en pareja se vea fuertemente resentida. A este respecto, no son pocos los casos en que se cae en un proceso de incomunicación que, en ocasiones, acaba por romper los lazos entre ambos. Por ello, la comprensión mutua y el replanteamiento del proyecto común son las claves que garantizarán un buen futuro juntos.

La mujer también debe entender y aceptar que el objetivo de ser madre no está en sus manos. En este sentido, la felicidad está en la forma en cómo viva su vida a partir de ese momento y en los acontecimientos que vayan sucediendo. Es decir, no centrarse, única y exclusivamente, en el futuro, sino hacerlo en el presente y vivir el momento valorando la vida que se tiene. Además, la pareja ha de entenderse como el mejor apoyo en momentos difíciles, no como a alguien al que culpar por el sufrimiento que genera la infertilidad.

Expresar los sentimientos y evitar pensamientos negativos también son factores clave para que la mujer supere la noticia de que no va a poder ser madre. De hecho, efectuar estas acciones es la única forma de evitar sentirse aislada, lo cual puede dar pie a la soledad y a la depresión. Siempre hay que recordar que nada supone el fin del mundo y que este sufrimiento puede ser paliado con otras acciones que conduzcan a la felicidad.

lainfertilidad.com