Se encuentra usted aquí

Cuando desde lainfertilidad.com nos preguntamos sobre cómo podríamos trascender las comunicaciones online, se nos ocurrió que estaría bien crear encuentros presenciales, y exactamente eso es lo que está ocurriendo en algunos puntos de España.
Los grupos de apoyo presenciales sobre infertilidad, una realidad llevada a cabo en las ciudades españolas

Cuando desde lainfertilidad.com nos preguntamos sobre cómo podríamos trascender las comunicaciones online, se nos ocurrió que estaría bien crear encuentros presenciales, y exactamente eso es lo que está ocurriendo en algunos puntos de España. “Verte en persona un poquito con otros, ¿no? Qué gusto…”, nos comentaba Eva María Bernal, organizadora de grupos de apoyo de reproducción asistida presenciales en Madrid. Con ella precisamente hemos estado hablando para que nos cuente un poco en qué consiste esta modalidad de ayuda para personas que necesiten compartir sus situaciones. 

Los grupos de apoyo sobre reproducción asistida son unas reuniones siempre moderadas por una persona que bien puede ser, alguien profesional (médico, psicólogo u otras especialidades implicadas en un proceso de infertilidad), alguien que ha estudiado sobre el tema, sabe comunicar y lo conoce bien, o alguien que ha vivido la experiencia. Eva también nos ha confirmado que “esta inquietud suele nacer más fácilmente entre los que han vivido la experiencia, aunque también hay cada vez más profesionales interesados en la idea de los grupos de apoyo”.

¿Desde cuándo se llevan a cabo?

En España, desde hace poco. Hace tiempo hubo algo en Cataluña, pero sobre todo se encuentran cosas antiguas que no continuaron o páginas sobre grupos puntuales que se organizaron. Nunca llegó a ser algo a largo plazo. Grupos gratuitos tampoco he encontrado.

El grupo de apoyo que organizo yo es algo desinteresado, totalmente gratuito. Por otra parte, también ofrezco asesoramiento para mujeres y parejas, pero no es lo mismo. Esto es acompañamiento a gente que quiere compartir su situación, no se busca un asesoramiento de primeras. Si bien es cierto que si necesitan algo de asesoramiento médico yo les aviso de que deberían ir a visitar a su especialista, no siempre un grupo de apoyo sirve para cubrir todas las peticiones.

Ahora, a la vez que yo hago los míos, Marian Cisterna está preparando grupos de apoyo en Zaragoza.

¿Cuál es la necesidad a la que responden?

Responden un poco al igual que los foros, a esa necesidad que tenemos los humanos de estar entre otros que saben de lo que estás hablando y te pueden comprender. Algo que se repite mucho es lo complicado de la relación con las personas que no están puestos en temas de Fertilidad. Familiares, amigos y conocidos en ocasiones con sus mejores intenciones dan consejos que hacen daño. 

Por otra parte, se sigue echando mucho “la culpa” de la Infertilidad a las mujeres y esto pesa. Hay mucha presión desde las familias y la sociedad. Quienes estamos más informados sabemos que los hombres también tienen su parte de responsabilidad y tienen las mismas papeletas que las mujeres en la infertilidad.

¿Cuál crees que debe ser el objetivo y la función de los organizadores?

Sobre todo, creo que el objetivo y la función debe ser crear el espacio, dar la oportunidad de que exista este sitio. Como organizador tienes que estar comprometido con lo que estás haciendo. A un grupo de apoyo no deberían ir más de 15 personas para poder manejarlo. Un grupo de apoyo cuesta dinero: los locales requieren un alquiler. Si tu sabes por lo qué lo estas haciendo y sabes la ayuda que ofreces, puede compensar. 

Se supone que simplemente tienes que moderar. Principalmente, la gente va con muchas ganas de hablar... Al principio puede haber timidez, pero cuando se van soltando, todos tienen ganas de compartir sus experiencias. 

Este mes ha sido curioso porque éramos 6 y el grupo salió precioso: la gente crea un clima de confianza y se relajan... hablan. Tampoco hace falta que sean grupos muy grandes para que funcionen. A partir de 3 personas ya se puede hacer. Aunque haya una persona solo, yo lo sigo haciendo.

También hay que tener en cuenta que en un grupo de apoyo no sabes si va a continuar o no. Con el tiempo, se incluye mejor a los nuevos. A lo mejor hay cinco personas habituales y van entrando otras personas dentro del grupo. En estos casos, si veo que alguien no esta hablando, intento que esa persona participe. Darle la oportunidad de hablar. Si quiere ser solo oyente, fenomenal, pero la idea es que hable todo el mundo.

¿Qué puede esperar un asistente de esta actividad?

Quienes vengan, van a conocer a otras personas que cuentan de manera cortita su proceso. Ves que hay muchos casos como el tuyo. Además, cada mes llevo un tema introductorio para romper el hielo, que por ejemplo podría ser “El miedo con el que se vive el proceso”. Cada mes está programado uno diferente; sin embargo, cuando llego alli, la gente tiene ganas de hablar y no siempre es necesario que saque yo los temas.

En los dos primeros grupos que hice, intenté llevar el grupo yo y hablar durante 15 -20 minutos. Y al final…. se hacía difícil porque la gente quiere hablar y compartir su situación. Y que la gente del grupo les dé ideas. No se trata de que el moderador dé ideas. 

Es una muy buena oportunidad para los que ya se acercan a los médicos pero son muy sociables y necesitan un grupo de personas que estén pasando por lo mismo (o algo parecido) para coger fuerzas.

¿Por qué es tan importante que existan este tipo de iniciativas?

Yo siento que la infertilidad es un proceso lo suficientemente complejo para necesitar que cada vez más espacios y profesionales se ocupen de él. Que no se quede simplemente en la mujer sola con su médico, sino que haya una red que sostenga a las personas y las vaya acompañando en el mejor sentido. 

Los profesionales vienen por la necesidad que existe. Cada vez estamos más informados. Lo que la gente está buscando constantemente son redes de apoyo.

¿Qué crees personalmente que puede hacer a las personas que se decidan a probar a ir? 

Está muy bien el mundo online pero todo el día así es agotador, seguimos necesitando encontrarnos cara a cara, es de un valor fundamental. En los grupos de apoyo estás sin internet y sin móvil durante dos horas y “desvirtualizas” a mucha gente. A veces incluso quedan personas de algún foro y se vienen juntos… La presencia es muy importante en este difícil proceso.

Pero sin duda, ver que hay otros seres humanos en tu situación y que se atreven a contarlo delante de desconocidos… eso se valora muchísimo. Ir allí y hablarlo en confianza.

¿Es recomendable para la mujer, para el hombre o podrían ir ambos miembros de la pareja? 

Aquí vienen ambos miembros de la pareja. Cada vez que no vienen, me pongo luego en las redes sociales a reivindicar la presencia del hombre y del poder de los dos a la hora de tener hijos. Alguna semana viene uno, otra viene el otro, o ninguno… o los dos. Yo continúo haciéndolo siempre que venga al menos una parte de la pareja.

¿Qué nos falta en España para conseguir que haya más visibilidad y esté más integrado en la sociedad?

En España sigue existiendo el pudor. Sigue habiendo, heredado de épocas antiguas. La gente lo ve “muy americano” esto y no se lo terminan de creer, piensan que esto es para otros sitios. A mí me gustaría que pasara más tiempo y que más gente se animara a crear más grupos.

MADRID:http://www.creandounafamilia.net/grupo-de-apoyo-de-reproduccion-asistida...

ZARAGOZA:http://mariancisterna.com/grupo-de-apoyo/

Daniel Vázquez

Redacción, lainfertilidad.com