Aborto

Aborto

Hace referencia a la finalización prematura de un embarazo antes de la semana 20-22 de gestación. Este proceso puede darse de manera espontánea o inducida. 

Aborto espontáneo: Se trata de la finalización prematura del embarazo de manera natural o espontánea. Se puede dar tanto por problemas internos con el embrión, la madre etc, o por causas externas como pueden ser exposición a ciertas sustancias químicas o situaciones en las que se ponga en peligro la integridad física del conjunto placenta-feto.

Aborto inducido o interrupción voluntaria del embarazo (IVE): consiste en provocar la muerte biológica del embrión o feto para su posterior eliminación. Las causas pueden ser tanto por un embarazo no deseado como por embarazo ectópico, rotura placentaria prematura o muerte fetal. Existen diferentes técnicas, químicas o quirúrgicas, y su utilización dependerá del centro o incluso del país donde se realice la intervención. Existe un gran debate abierto sobre esta práctica con connotaciones tanto científicas como sanitarias y económicas, pero las más importantes vienen dadas por la parte ética y moral. Cada país tiene su propia ley que específica los procedimientos permitidos, o no, a realizar en el momento de llevar a cabo esta intervención. El aborto es un procedimiento que puede implicar cierto riesgo físico por lo que es muy importante que siempre esté controlado por personal especializado y en centros autorizados. También puede provocar transtornos psíquicos por lo que es conveniente seguir realizando un seguimiento tanto físico como psíquico después de la intervención.

Técnicas genéticas para el análisis de restos abortivos
Las pérdidas gestacionales (abortos) se deben normalmente a factores fetales y maternos. Sin embargo, en un 50% de los casos, los abortos que se producen durante el primer trimestre de gestación, son originados por alteraciones cromosómicas en el embrión, siendo más frecuentes en mujeres de edad avanzada. Estas alteraciones pueden ser numéricas y/o estructurales. Las numéricas (más frecuentes), son aquellas en las que el embrión posee uno o varios cromosomas de más (TRISOMÍA/POLIPLOIDÍA) o de menos (MONOSOMÍA). En cambio, las estructurales (menos frecuentes) consisten en que ciertas regiones cromosómicas se encuentran duplicadas o ausentes, o que exista un intercambio de material genético entre dos cromosomas (traslocación) o que una región cromosómica esté invertida dentro del mismo cromosoma (inversión).
Las pérdidas gestacionales (abortos) se deben normalmente a factores fetales y maternos. Sin embargo, en un 50% de los casos, los abortos que se producen durante el primer trimestre de gestación, son...
El papel de la alimentación en la Fertilidad

El papel de la alimentación…

Razones por las que una prueba de embarazo te puede dar un falso positivo
29-Mar
¿Qué puede causar un falso positivo en un test de embarazo? Aquí te lo explicamos. De todas las situaciones estresantes que vivimos en nuestra vida diaria, no hay una que se asemeje a la incertidumbre de estar embarazada. Pero, peor es aún obtener un resultado positivo en una prueba de embarazo. Obtener una falsa prueba de embarazo es una noticia que te llenar de preocupación o sentir las emociones más hermosas luego que por mucho tiempo hayas esperado convertirte en mamá. Las pruebas de embarazo tienen un 99 % de exactitud, por lo que en ese pequeño margen de 1 %, puede...
Naprotecnología: una opción para ser padres sin dilemas éticos
28-Mar
Este nuevo abordaje la salud reproductiva consigue identificar las causas de la infertilidad y optimizar la capacidad de la pareja para procrear de forma natural Cada vez es mayor el número de parejas con problemas de fertilidad que optan por la Naprotecnología para poder ser padres. Muchas de ellas llegan a esta «Tecnología de Procreación Natural» por sus convicciones religiosas o morales, ya que esta técnica no recurre a la manipulación de embriones. Pero un número muy significativo de matrimonios eligen este nuevo abordaje científico porque no es invasivo, busca...
¿Qué papel juega el sistema inmune en la fertilidad?
19-Mar
Un embarazo es una situación única desde el punto de vista inmunológico porque el cuerpo tiene que “tolerar lo ajeno”. La madre tiene que gestar al embrión y para ello su sistema inmune tiene que aceptar la coexistencia con células cuyo origen es en al menos una mitad distinto. A través de un mecanismo de silenciamiento y de inactivación (¡y del que aún queda mucho por conocer!), la placenta como tejido propio del embrión, invade el tejido materno sin rechazo. Por tanto, el proceso de implantación embrionaria y correcto desarrollo del embarazo dependen de un delicado equilibrio que permita...