Era el donante perfecto hasta que 26 familias descubrieron toda la verdad

Tres familias de Ontario han denunciado al banco de esperma que les ocultó los trastornos mentales del donante
Era el donante perfecto hasta que 26 familias descubrieron toda la verdad

El donante de Semen 9623 era el donante perfecto. Tenía un coeficiente intelectual de 160, estaba haciendo un posdoctorado en neurociencia y tocaba la batería de maravilla. Con estos datos, el banco de esperma Xytex Corp, de Georgia (EEUU) y su distribuidor en Canadá, Outreach Health, vendieron a al menos 26 familias el semen con el que serían concebidos sus hijos. Ocultaron que el donante perfecto no acabó la carrera, tenía antecedentes penales y tres desórdenes mentales; esquizofrenia, trastorno de la personalidad y trastorno bipolar. Tres de esas familias han presentado ahora una denuncia por separado contra ambas empresas, según informa el 'Toronto Star'.

Los padres afectados acusan a Xytex de no haber investigado adecuadamente al donante y de haber falseado datos como el cociente intelectual. Le atribuyeron un IQ de 160 (el mismo de Albert Einstein o Stephen Hawking) después de que el hombre les dijera que creía que su coeficiente era superior a 130.

En la denuncia, las familias aseguran que "las empresas siguieron promocionando y vendiendo el esperma de este donante después de saber que los datos que tenían sobre el hombre eran falsos", según ha explicado James Fireman, abogado de las tres familias. Se cree que el esperma ha sido utilizado para concebir al menos 36 niños en Canadá, Estados Unidos y el Reino Unido.

Una de las familias, la formada por Angela Collins y Margaret Elizabeth Hanson, ya presentó una denuncia similar en Estados Unidos, pero fue rechazada por el juez porque "el concepto de error en el nacimiento" no está reconocido en las leyes de Georgia. En su denuncia, detallan que el donante James Christian Aggeles admitió que mintió sobre su historial mental y sobre su educación cuando rellenó el cuestionario de Xytex pero que nunca nadie de la empresa le preguntó sobre el mismo.

Ted Lavender, abogados de Xytex, ha señalado a Canadian Press que "las denuncias ante la justicia requieren evidencias y se tienen que probar" y ha defendido que la empresa "es una firma líder que cumple con todos los requisitos de seguridad de la industria".

UN E-MAIL DESTAPÓ EL CASO

El caso se destapó en el 2014 cuando las familias recibieron por error el correo electrónico del donante. Una búsqueda rápida en Google desató las alarmas. Una de las madres, Angela Collins, explica que a medida que buscaba su pánico iba en aumento, al no encontrar nada que confirmara el perfil del donante, que, según la ficha, hablaba cinco idiomas y leía de cuatro a cinco libros al mes.

"A medida que buscaba, todo era peor. Fue como pasar de un sueño a una pesadilla en un instante", ha contado al 'Toronto Star'. Con la búsqueda descubrieron que el donante, de 39 años y originario de Georgia, había pasado 8 meses en la cárcel por robo en una casa en el 2005, y que se graduó en la universidad el año pasado, 20 años después de empezar la carrera. Además había sido diagnosticado con esquizofrenia, personalidad narcicista y trastorno bipolar. Se apuntó al programa de Donación de esperma en el 2000 y siguió vendiendo semen hasta el 2014.

Collins, madre de un niño de 8 años concebido con el semen del donante, afirma que su hijo no ha mostrado ningún indicido de enfermedad mental hasta ahora. Pero no puede evitar mostrar su preocupación. "Su vida puede dar un giro con la pubertad". Los denunciantes demandan a la empresa una indemnización de 12 millones de dólares (10,5 millones de euros) en concepto de daños.