Se encuentra usted aquí

La infertilidad es cosa de dos

La dificultad para concebir un hijo es una de las situaciones más angustiantes que puede afrontar una pareja.
La infertilidad es cosa de dos

La dificultad para concebir un hijo es una de las situaciones más angustiantes que puede afrontar una pareja. Cuando el factor es masculino, el tema puede cobrar una sensibilidad mayor, ya que los hombres suelen sentir la presión social de demostrar su masculinidad creyendo que su virilidad depende de que puedan o no embarazar. Lógicamente esto es una creencia errónea.

Es común que el tema de la Fertilidad se asocie con el rol de la mujer, sin embargo en muchos casos la causa de Infertilidad es masculina o mixta. En el 30% de las parejas el factor que provoca la dificultad viene por parte del varón, y en otro 30% la causa es mixta, es decir que ambos pueden tener alguna dificultad que se ve potenciada al coincidir con la de su pareja.

Esta es una entrevista acerca de este tema, que me hizo Verónica Salatino para una conocida revista.

¿Cuáles son las causas de infertilidad más comunes en los hombres?

Las causas de infertilidad masculina son múltiples. Cuando las causas son hormonales,  la alteración está a nivel del Hipotálamo y/o de la glándula hipófisis. Estas estructuras localizadas en el cerebro y su base, son las responsables de fabricar las hormonas necesarias para dar la orden al testículo para producir los Espermatozoides. En estos casos, la alteración espermática tiene que ver con una disminución de la cantidad de los espermatozoides (oligozoospermia) o ausencia de los mismos (azoospermia).

La causa testicular es holgadamente la más frecuente. En esta situación, el testículo no es capaz de generar espermatozoides o lo hace en forma deficiente. La deficiencia en la producción espermática puede ser por cantidad (oligo o azoospermia), por disminución de movilidad de los espermatozoides (astenozoospermia) o por alteración en la forma de los mismos (teratozoospermia). En muchas oportunidades estas alteraciones se presentan en forma combinada.Esto puede deberse a muy diversos factores como la presencia de Varicocele (várices testiculares), exposición persistente al calor excesivo, a radiación, quimioterapia, pesticidas. También pueden ser responsables el tabaco, drogas (por ejemplo anabólicos), enfermedades congénitas, como la criptorquidea o falta de descenso testicular,  algunas infecciones, traumatismos testiculares graves, entre otros.  Cabe destacar que muchas veces la causa es desconocida.

 

Por otra parte, los espermatozoides son conducidos hacia la uretra a través de unos conductos llamados conductos deferentes, si estos estuvieran obstruídos (causas obstructivas) ya sea por vasectomía, malformaciones congénitas, cirugía o faltasen (esto puedo ocurrir en la fibrosis quística), lógicamente no se encontrarán espermatozoides en el Semen.Además podemos mencionar las causas genéticas (por ejemplo fibrosis quística o sindrome de Klinefelter), aquí se puede alterarse la producción de espermatozoides o su calidad.

No podemos omitir las causas sexológicas como la disfunción eréctil o impotencia, y la Eyaculación retrógrada (el semen no llega a la vagina porque el eyaculado se vierte por vía reversa en la vejiga).

En la mayor parte de los casos, son necesarios los tratamientos de Reproducción Asistida para lograr el Embarazo.

Los tratamientos médicos hormonales o suplementos vitamínicos pueden, en algunos casos, mejorar los parámetros seminales alterados, lo cual mejora el pronóstico de los Tratamientos de Reproducción Asistida, pero es infrecuente la normalización completa del espermograma.

¿Cuáles son los diferentes tipos de tratamiento que se ofrecen en estos casos? Los tratamientos difieren según la causa?

El tratamiento dependerá en cada caso del diagnóstico  y de su severidad.

En casos leves puede recurrirse a la inseminación intrauterina que consiste en la preparación del semen y su colocación dentro del útero mediante una cánula, en el momento de la Ovulación.

En los casos más severos en donde la cantidad, movilidad y/o el aspecto de los espermatozoides estén más comprometidos deberá recurrirse a las Técnicas de Reproducción Asistida de Alta Complejidad:  FIV (Fertilización in Vitro) o ICSI. El objetivo de estos tratamientos es formar los embriones en el laboratorio uniendo los óvulos con los espermatozoides. Una vez obtenidos los embriones son transferidos al útero por el médico.

Si hubiera ausencia de espermatozoides en el espermograma (azoospermia), deberá evaluarse si estos pueden obtenerse a través de una Biopsia del testículo. En caso negativo, existe la posibilidad de recurrir a un banco de semen donado.

¿Qué participación tienen los hombres en cada tratamiento? 

La participación de los hombres es muy importante ya que independiente del diagnóstico, el tratamiento se hace integralmente sobre la pareja y si bien la cuestión física pasa por la mujer, la contención mutua es fundamental para poder llevarlo adelante.

¿Cómo toman los hombres, a diferencia de las mujeres, este tema?

Las actitudes de los hombres de cara al tratamiento son muy variables.

Creo que en algunos casos, los mandatos sociales están muy impuestos y hacen que el hombre se sienta atentado en su hombría si no puede embarazar a su mujer.

“El macho”, “el semental”, son términos que históricamente la sociedad  asoció con  la potencia sexual  y la fertilidad.  Esto claramente no es cierto y es importante detectar esta sensación y dar la contención médica y psicológica correspondiente.

En mi experiencia, es notable además la mayor introspección que tienen en general los hombres ante estos temas.  Mientras las mujeres son más extrovertidas y muchas veces  participan a familiares y amigos, ellos suelen ser más reservados y sólo tocan el tema dentro de la intimidad de la pareja.

También, en líneas generales, se los ve adoptar una actitud de contención y protección sobre su mujer, aunque también debo decir que algunos hombres (por suerte pocos), se desentienden del tema y es la mujer la que debe llevar las riendas del tratamiento y acude sola a los controles.

A diferencia de las mujeres,¿hasta qué edad los hombres pueden tener hijos?

Paul Mc cartney a los 61, Clint Eastwood a los 66, Charles Chaplin a los 72 años. Estos son ejemplos de hombres que han tenido hijos a edad avanzada. A diferencia de la mujer, el hombre conserva su potencial reproductivo pasados los 45 años aunque se ha evidenciado que a partir de esa edad los espermatozoides sufren deterioro especialmente a nivel de su calidad genética.