Se encuentra usted aquí

La Infertilidad Femenina: se debe a muchas causas, pero poco se habla de la importancia que tienen las infecciones.

Microorganismos silenciosos. Clamidia, micoplasmas y flora polibacteriana pueden ocasionar severos problemas para lograr el embarazo. ¿Cómo se previenen? ¿Qué soluciones existen para ayudar a las parejas en esa búsqueda?
La Infertilidad Femenina: se debe a muchas causas, pero poco se habla de la importancia que tienen las infecciones.

La edad, el Sobrepeso, el estrés, el hábito de fumar y la falta de ejercicio físico son factores básicos que atentan contra la capacidad reproductiva de una mujer. Claro que la Fertilidad también se puede ver afectada por otros problemas, aun más complejos, como los quistes en los ovarios, la Endometriosis o la Menopausia precoz, entre otros.

Cuando se menciona la Infertilidad femenina, se enumeran decenas de causas, pero pocas veces se habla de la importancia que tienen las infecciones. ¿Alguien se pregunta si esos microorganismos que se encuentran en la vagina o que llegan allí como consecuencia del mal cuidado o de tener hábitos de vida poco saludables afectarán luego la posibilidad de lograr un Embarazo o dañarán su curso en caso de que se haya producido?

Según las estadísticas, entre el 10 y el 15 por ciento de las mujeres menores de 25 años están en riesgo de contraer alguna enfermedad pélvica inflamatoria. En Estados Unidos, cada año un millón de mujeres contrae una infección. Y más aún: el 33 por ciento de los casos se da en mujeres menores de 19 años.

Este tema se enmarca en la celebración del Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidad, que tiene lugar cada junio. Fue una iniciativa de la American Fertility Association (AFA) para analizar la salud reproductiva desde una perspectiva más integral y hacer hincapié en los hábitos y conductas que se deben observar para cuidar esta capacidad de dar vida con la que todos los seres humanos nacen.

“Entre las infecciones que pueden causar infertilidad se encuentran las producidas por clamidias, micoplasmas y flora polibacteriana”, explica César Sánchez Sarmiento, ginecólogo, especialista en fertilidad asistida y director médico de Nascentis.

La infección por Clamidia es una enfermedad de transmisión sexual que, aunque generalmente no produce síntomas, puede acarrear serias complicaciones, entre las cuales se encuentra la infertilidad. Esta infección puede ser transmitida durante relaciones sexuales vaginales, orales o anales. También se puede transmitir de madre a hijo durante el parto vaginal.

En cuanto al micoplasma, existe una especie, el ureaplasmaurealyticum , que provoca infecciones genitales inespecíficas, poco sintomáticas, que generalmente pasan desapercibidas, lo que mantiene la infección oculta por mucho tiempo y provoca una patología inflamatoria crónica de los órganos del aparato reproductivo.

Sobre esto, Daniel Estofan, director médico del centro de medicina reproductiva Cigor, indicó que todas las infecciones de transmisión sexual afectan la permeabilidad de las Trompas de Falopio, lo cual impide la unión del óvulo y el espermatozoide para formar un Embrión.

Por su parte, Gabriel Fiszbajn, especialista en reproducción y director de Medicina Reproductiva de CEGyR, indicó que este tipo de infecciones puede no presentar síntomas y dañar igualmente las trompas de Falopio. “Estas enfermedades pueden ser muy antiguas y reaparecer ante una disminución de las defensas o un cuadro de estrés, y generar Esterilidad en las mujeres”, explicó.

Fiszbajn agregó que está comprobado que las enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis o la gonorrea, también provocan infecciones ginecológicas que pueden, entre otras cosas, cerrar las trompas de Falopio.

“Esta obstrucción es una de las causas más frecuentes de infertilidad femenina y fue el objetivo inicial de las investigaciones que culminaron con la creación de la fertilización In Vitro. Precisamente, lo que se buscaba con esta técnica era reemplazar la función de las trompas (ya que estos conductos son los encargados de recibir al óvulo y trasladarlo hacia el encuentro con los espermatozoides), para formar el embrión que luego será conducido hacia el útero”, detalló.

Los factores que aumentan el riesgo de contraer estas infecciones son el tabaco y las drogas, la promiscuidad sexual y la edad joven, entre otros.

Cómo se manifiestan. “Estas infecciones obstruyen las trompas de Falopio o crean adherencias (pegotes) que las sacan de su lugar habitual o a los ovarios. También, y debido a las secuelas de la inflamación en los ovarios, afectan la capacidad ovulatoria”, explicó Sánchez Sarmiento
Fiszbajn agregó que las enfermedades de transmisión sexual provocan una inflamación de los órganos de la pelvis, que se manifiestan con dolores en el bajo vientre, principalmente durante las relaciones sexuales.

En cuanto a las posibles soluciones, Estofán dijo que muchas infecciones se tratan con antibióticos, pero la realidad indica que, como suelen detectarse cuando el daño ya es irreversible, la mayoría de las parejas que desean tener un bebé y se enfrentan con que la mujer tiene este problema deben recurrir a la fertilización in vitro.

Sánchez Sarmiento, por su parte, manifestó que para no llegar a este final siempre es importante pensar en la prevención. Y enumeró algunas de las recomendaciones: “Consultar regularmente al ginecólogo, usar preservativos, hacer vida sana y seguir los tratamientos indicados en caso de que las infecciones hayan sido contraídas”.

Infecciones en números

El ginecólogo y especialista en fertilidad asistida César Sánchez Sarmiento explicó que las enfermedades pélvicas inflamatorias, causadas por las infecciones mencionadas, son la causa del 30 al 40 por ciento de los casos de infertilidad en la mujer.

“El 20 por ciento de las mujeres que tuvieron una enfermedad de este tipo quedarán infértiles. En tanto, de las que logran un embarazo, el 10 por ciento tendrá un embarazo Ectópico (en la trompa), debido al daño que queda. Además, en el 17 a 24 por ciento de los casos de enfermedad inflamatoria pélvica, las mujeres quedarán con dolor pelviano crónico debido a las adherencias”, explicó.