Un test de ADN revela que un médico estadounidense utilizó su esperma para dejar embarazada a una paciente

Kelli Rowlette descubrió que su padre no era quien ella siempre había creído. Lo hizo a partir de un test de ADN mostró que su progenitor era un extraño llamado Gerald Mortimer.
Un test de ADN revela que un médico estadounidense utilizó su esperma para dejar embarazada a una paciente

Un hombre que más tarde, según descubrió, había sido el médico  de Fertilidad de sus padres y había dejado embarazada a su madre con su propio esperma sin el conocimiento o consentimiento del matrimonio.

Durante años antes de que naciera Rowlette, sus padres, Sally Ashby y Howard Fowler, tuvieron problemas para concebir, de acuerdo con los documentos judiciales. Eventualmente buscaron ayuda profesional de Mortimer quien diagnosticó a Ashby con un útero con punta y Fowler con un bajo recuento de Espermatozoides y baja motilidad espermática.

La solución del médico para la pareja: inseminar a Ashby con un cóctel de esperma que contuviera el 85% del "material genético" de Fowler y obtener el resto de un donante. La pareja estuvo de acuerdo con algunas condiciones. La esperma del donante tenía que provenir de un estudiante universitario que se parecía a Fowler con cabello castaño, ojos azules y más de seis pies de altura. A pesar de estas inencines, Mortimer aseguró que le fue imposible encontrar a este donante.

El matrimonio aseguró que si hubieran sabido que Mortimer iba a inseminar a Ashby con su propio material genético, no habrían aceptado el procedimiento, dice la demanda.