Se encuentra usted aquí

La estimulación ovárica.

Para lograr tener los ovocitos en el laboratorio, precisamos realizar una estimulación ovárica a la mujer, que conseguirá obtener en un ciclo el máximo de ovocitos posible.
La estimulación ovárica.

Este proceso requiere de varios pasos. Por un lado, frenaremos la actividad intrínseca del Ovario, para ser capaces de controlar totalmente su actividad, a partir de hormonas estimulantes que nosotros administraremos.

Las hormonas estimulantes son las mismas que la mujer produce naturalmente en un ciclo natural, pero en mayor dosis. Se trata de FSH y LH, que de forma natural, permiten que un único Ovocito madure en cada ciclo. Con la estimulación artificial administramos mayor dosis hormonal para permitir que se desarrollen más folículos, todos los disponibles en el ovario.

El número de folículos que se desarrollarán con la medicación administrada dependerá fundamentalmente de la Reserva ovárica de la mujer, que será la que determinará la dosis de medicación que debe administrarse para maximizar el proceso.

En función de cómo frenemos la actividad del ovario, podemos definir dos tipos de ciclos fundamentalmente:

  • Ciclo largo, que se realiza con agonistas de GnRH. La paciente se empieza a medicar antes de tener la regla con la que iniciaremos el tratamiento.
  • Ciclo corto, que se realiza con antagonistas de GnRH, en el que la medicación se empieza directamente con la regla.Además de estos tipos de ciclos, existen otras variantes, que pueden indicarse en casos específicos como:
  • Ciclo natural o natural modificado, en el que se intenta emplear un mínimo de medicación y se busca obtener el Folículo único del ciclo natural de la mujer.
  • Ciclo con estimulación mínima-mini fiv- mild stimulation, en el que la dosis de medicación es la mínima necesaria para reclutar un número justo de folículos que permitan lograr embriones para una transferencia.

El empleo de anticonceptivos antes de los ciclos es controvertido, ya que se ha visto en algunos estudios que puede afectar a la respuesta del ovario. Su uso permite programar los ciclos, para hacerlos más adecuados a la agenda de la paciente y del centro.

El proceso de Estimulación ovárica controlada requiere la administración diaria de hormonas subcutáneas, fundamentalmente FSH, LH y hMG. A su vez, debemos realizar controles ecográficos cada 2 o 3 días para evaluar el desarrollo de los folículos.

Este proceso dura unos 12 o 13 días y la paciente está monitorizada en todo momento, recibiendo un tratamiento totalmente personalizado, cuyo principal objetivo es su bienestar permitiéndole hacer una vida totalmente normal.

Cuando constatemos la presencia de folículos de un tamaño adecuado, más de 17 mm, programaremos la punción ovárica, mediante la cual extraeremos los ovocitos y los llevaremos al laboratorio para que sean fecundados con el Semen de la pareja o de donante.